Minuto de Adición

La nueva alternativa en información deportiva.

¡Clásico es clásico!

«Leonas» y «Embajadoras» disputaron una nueva edición del clásico bogotano, en la octava jornada del grupo A.

Independiente Santa Fe es líder del grupo A con 16 puntos. / Fotografía: Dimayor.

Nuevamente se respira ambiente de clásico en el estadio Nemesio Camacho el Campín; esta ocasión será el gremio femenino el encargado de escribir una nueva historia en las páginas doradas del fútbol bogotano. Para aquellos desentendidos de la realidad, el fútbol no entiende de género, ni de clases, solo de colores y tradición por la camiseta, la ciudad y la institución. El azul y blanco o el blanquirojo, una decisión pasional y emotiva, forjada por el amor a primera vista en la capital; eso es el duelo entre Independiente Santa fe y Millonarios.

El de mejor presente, mejor proceso y más títulos es el cuadro cardenal, pero como clásico es clásico, las embajadoras disputan hasta el final cada balón, cada minuto, cada jugada. Todas las incursiones albirojas de la primera parte fueron defectuosas y sin peligrosidad, dejando espacio a las albiazules para atacar y emparejar el partido con el pasar de los minutos, manteniendo el arco en cero.

Con la previa y el entorno clasiquero no basta, se necesitan condimentos y situaciones que modifiquen el desarrollo y trama de la obra; este partido no iba a ser la excepción. Con el gol tempranero de  Tatiana Ariza en la segunda mitad, Santa fe se monta en el marcador y consigo la trama de un clásico más; golpes, fricción, encaradas, empujones, patadas… Millonarios se toma el duelo personal, pues su rival de patio gana, celebra y las está dejando al borde de la eliminación.

Santa Fe lo sigue intentando, pero el travesaño le dice que no. Las azules juegan al todo o el nada y por poco empatan el partido en jugada parada. El juego se va consumiendo de a poco y los equipos buscan hacer efectiva la máxima de juego «o se empata o lo liquidan» lo que primero se dé. Efectivamente la máxima se cumplió; las leonas anotaron dos goles en menos de cinco minutos y el clásico, así como Bogotá, se viste de rojo. Independiente Santa Fe 3:0 Millonarios.

Datos del Autor

A %d blogueros les gusta esto: