Minuto de Adición

La nueva alternativa en información deportiva.

La insólita Copa América de Bolivia

1963 fue el año de oro para la selección boliviana, la inédita competencia que le costó a su jugador estrella no volver a jugar.

Víctor Agustín Ugarte “El Maestro”, delantero boliviano. Fotografía: Carlos Mesa.

“La Verde” se ha categorizado por ser un equipo con una no tan destacada participación en las competencias de fútbol, lejos de ser considerada una potencia, el equipo boliviano siempre ha pasado desapercibido y sin mucha relevancia. Pero, la Copa América de 1963 le dio un giro total a esos estigmas.

La competencia de aquel año se llevó a cabo en Bolivia. La espera había acabado, desde 1930 la ilusión de ser sede de la Copa América, conocida como el Campeonato Sudamericano en esos tiempos, estaba viva entre los bolivianos, quienes construyeron el estadio Hernando Siles para recibir el torneo.

En la edición 28 de la Copa, varios equipos estrellas no participaron, Venezuela y Uruguay anunciaron su ausencia, Chile recientemente había quebrado relaciones diplomáticas con Bolivia, por ende, tampoco participó; Argentina y Brasil por su parte llevaron a sus equipos b para no exponer a sus jugadores principales a la altura de La Paz.

Pese a la ausencia de estos equipos, arrancó la Copa. El 10 de marzo Bolivia disputó su primer partido con la selección ecuatoriana, a pesar de que los denominados “Banana Mecánica”, se consideraban uno de los equipos más débiles, el partido fue difícil para los bolivianos. Se mostraron decididos, pero no parecía ser suficiente para superar a su rival, el encuentro finalizó con un marcador de 4-4. El siguiente adversario en el camino para los anfitriones fue Colombia, que en términos generales no se consolidó como un juego tan tensionante y dio como vencedor a “Los Altiplánicos”.

En el partido contra Perú, el entrenador Danilo Alvim hizo varios cambios, Ramírez por Tórrez, Herbas por Espinoza, García por López y Aramayo por Quinteros. Sin lugar a duda, esto favoreció positivamente al equipo y le dio una defensa más fuerte frente a su contrincante. Vencer 3-1 a los peruanos significó un pase directo con los equipos más fuertes de la competencia, un nivel de exigencia más alto que “Los Verdes” tendrían que mostrar si querían obtener la Copa América.

El partido más dramático se dio el 28 de marzo, a pesar de no ser el equipo estrella quien participó, los jugadores del equipo argentino tenían un alto nivel. Arrasando desde el inicio con un juego inteligente y preciso, “Los Verdes “no se quedaron atrás y dieron la lucha hasta el final. Un cabezazo de Camacho fue definitivo para cerrar el encuentro con el 3-2 que dio el triunfo a Bolivia.

Llegó el anhelado final, las pasiones se sentían a flor de piel, Paraguay contaba con 8 puntos y Bolivia con 9, ganar el último encuentro con Brasil los haría automáticamente los campeones. La audiencia no lo creía, estaba pasando lo nunca antes visto, Bolivia peleando codo a codo una final de Copa.

El inicio no fue de los mejores para “Los Altiplánicos”, el primer tiempo se cerró con un 2-2, el segundo tiempo inició; cargados con más energía, los bolivianos le estaban dando una pelea de recordar a los brasileños, llegó el 3 y el 4 gol a favor de los verdes y el público no omitía su emoción, sin embargo, Brasil empató. La falta a “Tutula” le ocasionó una fractura de tibia, lo sacó del partido y, posteriormente del fútbol; pero le dio el quinto gol y la  victoria a Bolivia en una copa que hasta el momento ha sido la única que han ganado.

Datos del Autor

A %d blogueros les gusta esto: