Minuto de Adición

La nueva alternativa en información deportiva.

Los 7 contra el mundo

La definición del descenso colombiano se tornó polémica y con tintes de injusticia por el partido entre Águilas Doradas y Boyacá Chicó, pero más allá del resultado, quedan muchas incógnitas y reflexiones en torno a lo ocurrido.

El arquero suplente de Águilas Doradas tuvo que jugar como defensor central tras la falta de recambio en el equipo en consecuencia de los 16 casos positivos por COVID-19. Foto: Águilas Doradas

Durante los días pasados, Águilas Doradas informó acerca de 16 jugadores contagiados por COVID-19, esto los dejó tan solo con 7 jugadores disponibles para jugar. De inmediato empezó la controversia, Boyacá Chicó no se pronunció y todo desembocó en un partido de 7 contra 11, pues Águilas no tomó jugadores de la categoría sub-20 y la DIMAYOR no aceptó la petición del conjunto de Rionegro para aplazar el partido.

Una vez inició el partido los futbolistas del “equipo joven de Colombia”, salieron al campo con tapabocas y con pancartas de protesta con el mensaje de “primero la vida #juegolimpio”, es allí donde la primera reflexión entra a colación, ¿Es más importante los intereses económicos y deportivos que la integridad y la vida de los jugadores y sus familias?

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo y esto ya está impregnado en nuestra sociedad, por eso traspasa barreras y llega a ámbitos independientes como el deporte. Si esto hubiese ocurrido en contra de un equipo grande del país ¿También los obligarían a jugar con 7? Las razones para justificar lo ocurrido son escasas y si bien este problema pudo tener solución, se llegó a los extremos menos pensados a la hora de jugar fútbol profesional.

La empatía de los equipos, dirigentes, periodistas y demás personas involucradas en este tema, fue mínima y más bien indiferente; son estos casos en donde se debe alzar la voz y cuidar lo más importante de cualquier competición, el espíritu deportivo. Si bien el fútbol es un espectáculo, la solidaridad debe imperar antes que los intereses de unos pocos y con más razón por la crisis sanitaria que atraviesa el mundo.

Lastimosamente hoy lo deportivo quedó rezagado, solo se puede destacar la valentía de los 7 jugadores de Águilas que saltaron a la cancha y complicaron a los 11 futbolistas del Boyacá durante 56 minutos, hasta que llegó el primer gol de los “ajedrezados”. El partido culminó tras la lesión de Giovanny Martínez del cuadro de Rionegro en el minuto 76, lo que obligó al árbitro a dar todo por terminado. El descenso se definirá en la última fecha, donde ojalá si se aplique el juego limpio.

Datos del Autor

A %d blogueros les gusta esto: