Minuto de Adición

La nueva alternativa en información deportiva.

Remodelación del estadio el Campín de Bogotá a punto de ser aprobada

Así lo comunicó la directora del IDRD, Blanca Inés Durán, en una entrevista radial en donde dio detalles de la inversión del mega proyecto y las implicaciones que este tendrá a los alrededores del estadio de la calle 53.

La última remodelación del Campín y su entorno, se realizó ara el Mundial Sub 20 que se realizó ese mismo año en suelo colombiano. Fotografía: AFP

Los comerciantes del sector se oponen a la remodelación, argumentando que se acabaría con el tradicional punto de encuentro de la hinchas que asisten a los partidos y que lleva abierto al público desde hace más de 60 años.

El Palacio del Colesterol, como es conocida la plazoleta ubicada al costado norte del Campín, ha visto pasar por sus instalaciones a varias generaciones de aficionados al fútbol desde su apertura en 1962. Allí los asistentes podían encontrar comidas típicas como la tradicional fritanga, gallinas y carne asada, además de ser uno de los pocos espacios autorizados para el consumo de bebidas embriagantes en los alrededores del estadio.

Con la aprobación de este proyecto, se espera renovar no sólo el Estadio Nemesio Camacho el Campín, el cual ampliará su capacidad de 35 mil a 50 mil personas, sino que también se construirá un complejo deportivo a su alrededor el cual incluye nuevas canchas de baloncesto y piscinas públicas que esperan beneficiar a los habitantes de la capital de la República.

La cancha conocida como el ‘campinsito’ y el club de tenis, ubicados en cercanías al Campín, también dejarán de funcionar para dar paso a este desarrollo urbanístico. De estos centros deportivos salieron grandes promesas para el deporte bogotano, pero ahora el futuro de estas escuelas está en veremos.

Aunque la directora del IDRD manifestó que la inversión será de 1 billón de pesos, también indicó que estos recursos serán conseguidos con alianzas público privadas, hecho que alerta a la ciudadanía , pues al entregar la administración de estos complejos al sector privado, se estaría dejando de lado los proyectos sociales que se venían manejado, entendiendo que los privados buscarían recuperar su inversión por encima del bienestar de la ciudadanía, como ha ocurrido en casos anteriores.

Datos del Autor

A %d blogueros les gusta esto: